lunes, 24 de septiembre de 2012

Equilibrio Hídrico




Equilibrio hídrico: es cuando entran
y salen las mismas cantidades de líquido
del cuerpo humano.




El agua es una sustancia inorgánica compuesta por dos moléculas de
hidrógeno y una de oxígeno. Se considera el compuesto químico más
abundante tanto en la naturaleza, como en el cuerpo humano. Constituye
entre un 50 y un 70 % del peso corporal de los individuos adultos y entre
un 70 y un 80 % del peso corporal de los lactantes.
El balance de líquidos de un paciente es la diferencia que se obtiene entre
los líquidos ingeridos y los eliminados por él.
Es garantía de salud conseguir que se establezca un balance equilibrado
entre los líquidos ingeridos y los eliminados. Este equilibrio no tiene por
qué producirse en 24 horas, sino que se pueden compensar las ganancias
o pérdidas de un día con las de otro.
Las necesidades de agua para un adulto son de 2,5 a 3 litros al día.

Ingesta de líquidos

Los líquidos del cuerpo humano proceden de tres fuentes principales:
– Líquido ingerido: agua, zumos, etc.
– Líquido procedente de los alimentos sólidos, que representa la mitad de
las necesidades de líquidos del adulto.
– El agua formada por reacciones metabólicas del organismo.
En circunstancias normales, el ingreso diario total de agua es de 2 100 a
2 800 ml. Si hacemos el cálculo del ingreso total de líquidos en 24 horas,
equivaldría a la siguiente distribución:

– Líquidos ingeridos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 000 a 1 500 ml/día.
– Líquido procedente de alimentos sólidos . . . 900 a 1 000 ml/día.
– Oxidación metabólica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 200 a 300 ml/día.
TOTAL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 100 a 2 800 ml/día.


Pérdidas de líquidos

El agua del cuerpo humano se pierde a través de la piel por sudoración,
de los pulmones en el proceso de la respiración y de los riñones en la
orina. Además, las heces también llevan un volumen mínimo de líquido.
La pérdida diaria total de líquidos del cuerpo humano en circunstancias
normales es de unos 2 100 a 2 800 ml dependiendo del volumen del
líquido ingerido. 

El cálculo total equivaldría a la siguiente distribución:

– Orina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1 000 a 1 600 ml/día.
– Heces . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 100 a 200 ml/día.
– Pérdidas insensibles: son las pérdidas a través de la respiración y el
sudor.

Se calcula que en condiciones normales de temperatura y actividad física
supone unos 1 000 ml/día.
TOTAL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2 100 a 2 800 ml/día.




Factores que afectan al equilibrio de líquidos y electrolitos

Los factores más importantes que pueden modificar la cantidad de líquidos
eliminados e ingresados son:

– Edad. Niños y bebés necesitan más líquidos y electrolitos, ya que sus
egresos son mayores.
– Alteraciones en la función renal.
– Ingestión insuficiente, tanto de líquidos como de alimentos.
– Alteraciones del tubo gastrointestinal.
– Sudoración y evaporación excesivas.
– Hemorragias, drenajes de heridas, quemaduras y traumatismos, etc.
– Temperatura ambiente: sudoración y evaporación excesivas.
– Clima. Las temperaturas elevadas favorecen el proceso de sudoración y,
como consecuencia, la eliminación excesiva de líquidos del cuerpo
humano.
– Estrés. Aumenta el metabolismo celular.
– Estado de salud: vómitos, diarreas y estados patológicos, como por ejemplo
las patologías cardíacas, que pueden afectar al riego sanguíneo de
los riñones y producir una disminución de los productos de desecho del
metabolismo.
– Actividad física elevada. Aumenta la pérdida de líquidos.

Indicaciones del control de líquidos

El balance diario se realiza en todos los pacientes ingresados.
Habitualmente, el control se basa en un control diario de ingesta y eliminación
de líquidos, pero en determinadas situaciones es necesario un control
más exhaustivo, registrando incluso cantidades mínimas, en una gráfica
diseñada para el control de balances hídricos. Algunas de las situaciones
que requieren un mayor control del balance de líquidos son:

– Pacientes en estado crítico (enfermedad aguda, quemaduras, etc.).
– Pacientes con enfermedades crónicas tipo diabetes, cáncer, EPOC, etc.
– Pacientes postoperados.
– Pacientes con pérdidas abundantes de líquidos producidas por diarreas,
vómitos, fiebre elevada, etc.
– Pacientes con drenajes.


Medición de los ingresos de líquidos

En el apartado de ingresos, mediremos:

– La ingesta oral. Se mide atendiendo al volumen estimado de las raciones
estándar de alimentos ingeridos. Los recipientes utilizados para contener
los alimentos que se distribuyen al paciente son de distintas formas
y capacidades y cada centro sanitario u hospital dispone de tablas que
relacionan estos volúmenes.
– Se medirán igualmente los alimentos naturales o preparados farmacéuticos
suministrados por sonda nasogástrica.
– Sueroterapia. Se registran todas las cantidades de las distintas soluciones
perfundidas, tanto de forma continua como las empleadas para la
disolución de medicaciones intravenosas.

– Transfusiones. Si el paciente necesita la perfusión de cualquier componente
sanguíneo (concentrado de hematíes, plasma o plaquetas) se anotará
en el apartado correspondiente de la gráfica.
– El balance de la ingesta oral corresponde al auxiliar de enfermería y los
ingresos intravenosos (sueroterapia y transfusiones) son técnicas de
enfermería.

1 comentario:

  1. OYE VALE, GRACIAS! ESTOY EMPEZANDO UN CURSO DE AUXILIAR Y ESTO ME SIRVIÓ FULL, GRACIAS!

    ResponderEliminar